Que las inversiones chinas no sean como las de Sierra Grande

Esto no debería ser el titulado de una nota, debería convertirse en una determinante consigna para que no se repita la historia. Tras 12 años de los capitales chinos en Sierra Grande se puede afirmar que son un lamento. Una historieta que sólo supo de mentiras, falsedades y fracasos sociales de magnitud, donde los perjudicados fueron los trabajadores y la comunidad que creyó en ellos, allá por 2004, no hace mucho.
banderas china argentina

Como sucedió en ese tiempo, el gobierno actual promueve un intercambio con China. Las experiencias, sean similares o disímiles, preocupan.

Existe un claro vació de cómo son las relaciones bilaterales. Nunca fueron claras. Desde las embarcaciones chinas que hacen depredación en nuestro mar violando permanentemente las 200 millas marinas, pasando por Sierra Grande y por la base “de investigación” en la provincia de Neuquén, las relaciones con este país son poco claras.

No es un simple análisis de confrontación cultural. Es una realidad sin explicaciones, un fenómeno que no posee trasparencia.

Nadie explicó hasta ahora que pasó en Sierra Grande. Ningún funcionario nacional o provincial puede dar una respuesta certera que aporte claridad y convicción para decirle a la sociedad cómo llegaron los chinos, vendieron el hierro de Sierra Grande, explotaron por 12 años este yacimiento, nunca invirtieron y por 16 meses los sueldos de los trabajadores eran abonados por del gobierno de Río Negro y ellos nunca retornaron al país las ganancias por las exportaciones de hierro.

Si bien es cierto que no se puede generalizar, causa ruido que tras 13 años de aquellos bulliciosos anuncios de la llegada de las inversiones chinas a la Argentina, anunciados durante el gobierno de Néstor Kirchner, el actual gobierno promueva una misma estrategia.

Para el sector minero puede llegar a ser vigoroso y de proyecciones extraordinarias y ventajosas de llegar a concretarse. Pero la historia no acompaña y desde esta perspectiva se generan dudas.

¿Quién necesita a quién? ¿La Argentina demanda por asfixia o convicción las inversiones de este país de oriente? Ayer fue Kirchner, hoy Mauricio Macri.

Es obvio que los funcionarios viajantes y haciendo de turistas defenderán estos viajes y la forma de sus tratados. También lo escudarán aquellos parásitos del sector privado que necesitan mantener prendida la llama de la expectativa para vender cuestiones de envoltorio que en nada se asemejan a las verdaderas inversiones.

La relación con los chinos es muy compleja y desgastante. Así lo aseguran los funcionarios rionegrinos y sanjuaninos que trataron con ellos en temas relacionados a esta actividad. Lo mismo se expresa desde los sectores gremiales. Son difíciles.

Pero cabe una reflexión: hace muy pocos meses canadienses y chinos se interrelacionaron para el paso de activos de la empresa Barrick Gold en su proyecto Veladero. ¿Alguien expresó o señaló dónde figura el pago de impuestos al país, la provincia o el municipio por la transacción millonaria que involucra a las partes? Poco o nada se dijo.

Como correlato vale decir que los chinos de Sierra Grande abonaron entre los años 2004/2005 a la provincia de Río Negro 16 millones de dólares por hacerse cargo del yacimiento. Casi el simple equivalente de un barco que zarpó al exterior desde Punta Colorada. Explotan la mina desde hace trece años. En los últimos dos los sueldos los abonó el Estado.

Con estos antecedentes, la duda crece, si es favorable la inclinación de los negocios con chinos dentro de la industria minera.

Si bien es cierto que son parte del mercado, habría que poner la misma fuerza para atraer y recomponer relaciones con el resto del mundo.

Sería interesante saber de antemano a qué se viaja y para qué. Conocer de los contenidos de los acuerdos. Que la sociedad comprenda la importancia de un viaje de Estado con objetivos claros. Para ello se debe hacer docencia.

Es de esperar que esto no sea un fuego de artificio para decir que algo hacen, como sucedió en la gestión anterior. Que no den lugar a entender que estos sean sólo tour por mundos inhóspitos. Bien venidas las inversiones. Es de aguardar que se aseguren de que sean las más serias y beneficiosas para el país.

Prensa Geo Minera

Te puede interesar