Cámaras del sector minero aseguran que el marco legal es un problema para el desarrollo de la actividad

Así lo expresaron durante el Foro de Unión Industrial de Mendoza que se desarrolla hasta la tarde en nuestra provincia.
industria minera en mendoza

“Quiero ser enfático: Argentina necesita de la minería en Mendoza”. La frase pertenece a Marcelo Álvarez, presidente de Camem, en obvia alusión al nuevo capitulo escrito en la dilatada historia de la actividad minera local con el forzado freno al proyecto cuprífero San Jorge. La exposición de Álvarez, quien no dejó de mencionar que “el marco jurídico hoy es un impedimento para el desarrollo” fue una de las mas concurridas en el marco del Foro Industrial 2017, y generó repercusión positiva entre los asistentes.

Sin presencia de funcionarios, y acompañado por su par local, Mario Chabert, el directivo y responsable de Gold Corp (Cerro Negro), se despachó con críticas sobre el contexto provincial, no sin remarcar que hay un “cambio de chip·” en la gestión de la Camara que lidera. Aunque también admitió la apuesta a una Mesa de Competitividad con aval del ministro Aranguren para “bajar” a la provincia y asi modificar la situación.

“Una de las razones es la generación de trabajo. Pagamos los sueldos mas altos del país y un 90% en blanco. Por todo, necesitamos generar un dialogo profundo y ético con las autoridades de Mendoza, que es el mas difícil a diferencia del de la demagogia”, expreso, para ganarse aplausos de los presentes. Pero en el lugar no había ningún funcionario provincial, salvo el director de Mineria, Carlos Molina, quien solo se limito a escucharlo.

En la ocasión se expuso como la decisión del Ejecutivo mendocino de llevar a foja 0 el proyecto San Jorge fue a contramano de la participación de Argentina en una feria internacional en China. Para Alvarez, “fuimos a vender la Argentina minera y aun tenemos cuestiones por resolver”.

Sin embargo, el directivo relativizó que, para lograr avances, el sector apele al lobby político, porque “la Cámara hay un cambio de chip. Y también cambio el paradigma de management minero, dado que hay más empresas centradas en un manejo menos duro, y centrado mas en la sustentabilidad que en la productividad”.

Aval y “militancia”

Por su parte, Chabert, de la Camem, se sumó a la postura de Álvarez. Según el presidente de la Cámara mendocina “hacer minería sin Mendoza es como pensar en extraer petróleo en Argentina sin Neuquén. No podemos dejar pasar mas oportunidades”, se quejó.

Al respecto, también se pronunció Jorge Bengoechea, ex Potasio Rio Colorado y hoy al frente de Abraplata Resources, responsable del postergado proyecto cuprífero de Cerro Amarillo, que aguarda la aprobación del Impacto Ambiental desde hace 3 años. “El futuro de la minería esta en el cobre, cuyo precio empieza a subir. Es la oportunidad que vemos y que la provincia debería aprovechar para empezar a ver resultados en cuatro o cinco años”, consigno el ejecutivo,de la firma que busca capitalizarse para una inversión estimada en mas de u$s 2.000 millones.

“La minería necesita militancia, estar al lado de la gente y escuchar sus necesidades. Para eso hay que reclamar de otra forma, no con lobby ni declaraciones publicas, sino siendo firmes”, redondeo Alvarez.

Como ejemplo, señaló el acercamiento con otras actividades productivas como la vitivinicultura y la agroindustria “para poder trabajar juntos”. Y la mesa de Competitividad con aval del ministro Aranguren “cuyo resultado se bajara a provincias como Mendoza, que tiene dos problemas: la competitividad que sufrió Potasio y el marco legal actual”.

Acuerdo con Canada para aplicar 7 protocolos obligatorios a las mineras

HMS (Hacia una Mineria Sustentable) se llama el programa por el cual la Caem replica una serie de 7 protocolos para asegurar estándares de calidad en la actividad en Argentina, la nueva estrategia para lograr mas aval social sobre todo en las provincias mas reacias a la minería metalífera, como Mendoza.

Los 7 items son: cuidado del ambiente, eficiencia energética, de recursos, el uso del agua, los diques de cola (remediación de pasivos) y relación con la comunidad, además de comunicación en crisis.

“Somos el segundo país en aplicarlo además de Canadá. Lo importante es que la sociedad podrá ver que empresas hacen o no las cosas bien, además de chequear el nivel de cumplimiento al 100%, con auditoria internacional”, detallo Alvarez.

Te puede interesar