Sector Minero

Nacionales 04/09/2017
Mario Roberto Chabert - presidente de CaMEM (Cámara Mendocina de Empresarios Mineros: “Esperamos que se consolide una política de Estado a favor del desarrollo minero”.
561f27e9475be_1420_!
561f27e9475be_1420_!

Para tratar de entender lo que ha pasado (2016 y primer semestre 2017) y las perspectivas para 2018, debemos separar lo acontecido en la Nación y en la provincia.
En la Nación, desde 2016 hubo importantes adelantos para la industria minera:
La eliminación de las retenciones a las exportaciones logró poner a la Argentina en pie de igualdad con otros grandes países mineros de la región, además de aumentar la vida útil de varios importantes yacimientos en producción.
La unificación del tipo de cambio para el dólar resultó en un fuerte aliciente para las inversiones extranjeras en la industria.
La eliminación de la prohibición de repatriar utilidades permitió a varias empresas mineras continuar con sus operaciones en Argentina.
Se constituyó, nuevamente, el COFEMIM, y durante más de un año se discutió en su seno, conjuntamente Nación, provincias, empresas, organizaciones obreras y el COFEMA (Consejo Federal de Medio Ambiente), el Nuevo Acuerdo Federal Minero (NAFM).
En abril pasado se firmó el NAFM entre Nación y la mayoría de las provincias, faltando su ratificación por parte del Congreso Nacional y las Legislaturas Provinciales.
CAEM (Cámara Argentina de Empresarios Mineros) puso en marcha el Proyecto HMS (Hacia una Minería Sustentable) donde se fijan los más altos estándares sociales, laborales, económicos y ambientales para el desarrollo de la industria. Estos estándares están vigentes en Canadá, Finlandia y Argentina.
Se firmó un código de ética destinado a controlar la aplicación de mecanismos de transparencia y para el cuidado de los factores ambientales en la industria minera. El entendimiento -firmado en San Juan- contó con el apoyo de la Cámara Argentina de Empresas Mineras, la Asociación de Obreros Mineros Argentinos, el Consejo Federal de Minería integrado por las provincias; los Ministerios de Ambiente y Desarrollo Sustentable y de Energía a través de la Secretaría de Minería; el Servicio Geológico Minero Argentino; el Colegio Argentino de Ingenieros de Minas y el presidente de la Comisión de Minería de Diputados, Eduardo Cáceres.
Se realizó un Censo Minero Nacional, destinado a conocer todos los parámetros de la industria, que se encontraban sumamente desactualizados.
De sumo interés es el relanzamiento, por parte de la Secretaría de Minería de la Nación, del “Tratado de Integración y Complementación Minera” con Chile, donde se fijan gran cantidad de beneficios aduaneros para los proyectos mineros ubicados en cercanía del límite entre ambos países, como es el caso de casi todos los proyectos del sur de Mendoza.
Se derogaron decretos que obligaban al transporte de mineral de exportación en barcos de bandera argentina, lo que resultaba en un fuerte encarecimiento de los fletes. Asimismo se derogó la obligación de acogerse a un régimen de sustitución de importaciones que se prestó a negocios no muy limpios. Derogar estos decretos contribuyen a la transparencia de la industria.
Se alienta la participación de la industria nacional en el desarrollo de proyectos mineros, con la obligación de presentar junto con el Estudio de Factibilidad un PPIN (Plan de Participación de la Industria Nacional).
Todas estas medidas configuran, indudablemente, una muy fuerte política del Estado nacional, favorable al desarrollo de la industria minera.
Por otro lado, en la provincia:
El Gobierno, por intermedio de la Subsecretaría de Energía y Minería, organizó durante 2016 el “Espacio de Diálogo, Política de Estado para una Minería Sustentable”, donde bajo las reglas de transparencia, respeto, buena fe e integridad, todos los actores interesados en el tema minero pudieron exponer argumentos razonables, avalados científicamente a favor o en contra de la industria minera.
Las asambleas por el agua pura de Mendoza se niegan a participar de este diálogo, aduciendo entre otras cosas: “Entendemos que es un espacio que no incluye a los actores que en los últimos 20 años hemos participado en los procesos que hacen de Mendoza una provincia libre del modelo extractivista sojero-megaminero-petrolero que impera en diversas regiones del país”. Dejaron claramente establecido que no sólo se oponen a la minería sino al petróleo y a los cultivos transgénicos, tres industrias claves para el futuro del país.
Las conclusiones del Espacio de Diálogo fueron tomadas en cuenta para la confección de una propuesta de “Política de Estado para el Desarrollo de la Minería en Mendoza”, tarea a cargo de la Subsecretaría de Energía y Minería del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía. El borrador de esta propuesta fue sometido a revisión técnica y legal ante organismos del Estado, Cámaras Empresariales, Universidades, y ante la totalidad de la población. Esta propuesta será elevada al Poder Ejecutivo de Mendoza para su tratamiento. Es de desear que, pronto, esta política de Estado junto con las conclusiones de la Ley de Ordenamiento Territorial puedan determinar claramente qué tipo de minería puede hacerse, dónde, cómo y en qué momento, dentro de la provincia.
El CEM (Consejo Empresario Mendocino) presentó un importante trabajo denominado “Minería Responsable para el Crecimiento Sustentable con Equidad, el caso de Mendoza”, realizado por el CIPPEC y Fundación Vida Silvestre Argentina, donde sus conclusiones recalcan la importancia económica y social de una minería sustentable, amigable con el ambiente y sometida a rigurosos controles.
En mayo de 2016 Malargüe se declaró departamento pro minero, con voto unánime del Concejo Deliberante, a partir de tener en cuenta "que la minería fue una actividad que abrió nuevos horizontes para Malargüe". El acuerdo para el voto positivo conjunto tuvo como eje "el potencial geológico minero del departamento sureño, sus antecedentes históricos en minería y la abundancia de mano de obra, técnicos y profesionales mineros locales, que construyen al aprovechamiento de los recursos naturales, como el perfil productivo del departamento".
Durante la Bendición de los Frutos, en el marco de la Fiesta Nacional de la Vendimia 2017, realizada en Malargüe se efectuó una importante acción a favor de la industria minera: CaMEM, AOMA (Asociación Obrera Minera Argentina), ASIMRA (Asociación de Supervisores Mineros – Metalúrgicos - Mecánicos) y el MOMD (Movimiento de Obreros Mineros Desocupados) presentaron una gran profusión de cartelería mostrando la estrecha relación entre el agro y la minería y entre todas las actividades industriales y la minería. El MOMD presentó al Gobernador de la provincia una carpeta con más de 6.000 firmas, recolectadas en el departamento, pidiendo por el desarrollo de la minería en Malargüe. Aquí, por primera vez en la historia de la Vendimia, los minerales fueron incluidos entre los frutos de la tierra para su bendición por el Obispo de Mendoza.
Para la Fiesta Nacional de la Vendimia y en el día del Carrusel ADERPE, ASIMMET, CASEMZA y CaMEM, apoyados por más de 120 importantes empresas industriales de Mendoza, presentaron un tráiler con pantalla gigante, donde bajo el eslogan “Agro y Minería y Viticultura y Minería” se presentaron modelos donde estas industrias coexisten armónicamente y se potencian unas a otras, como los casos de San Juan, Chile, Australia, Canadá etc. Las cámaras organizadoras montaron stands donde se brindaba información sobre la actividad minera y su estrecho vínculo con el agro y la viticultura. Es de destacar el importante papel jugado por las organizaciones obreras tales como AOMA, ASIMRA y el Movimiento de Obreros Mineros Desocupados en esta oportunidad.
La Subsecretaría de Energía y Minería, junto con la Secretaría de Cultura, organizó una Jornada de Conocimiento de la Actividad Minera, donde la Reina Provincial de la Minería actuó como anfitriona de todas las Reinas de la Vendimia. La jornada se realizó en las instalaciones de la vieja mina Paramillos de Uspallata, donde luego de varias charlas sobre minería y viticultura se efectúo una visita a las galerías de la mina, quedando demostrado que es posible una fecunda afinidad entre estas dos importantes industrias.
La Fiesta Provincial de la Minería se realizó en mayo de 2017 en Malargüe, donde se expusieron datos sobre el extraordinario potencial minero del departamento y se anunció oficialmente la propuesta “Política de Estado para el desarrollo de la Minería en Mendoza”.
En junio 2017 se realizaron en Malargüe las XXX Jornadas Deportivas de la Escuela Industrial Minera, donde los alumnos presentaron una temática y grandes banderas en apoyo a la minería frente a un polideportivo lleno de entusiasmo.
La Subsecretaría de Energía y Minería y CaMEM se encuentran estudiando la factibilidad de realizar un acuerdo con el SEGEMAR para la realización de una evaluación oficial del Potencial Minero de Malargüe.
El Gobierno de Mendoza y la UIM (Unión Industrial de Mendoza) están organizando el Foro de la Industria de Mendoza para el 26 y 27 de setiembre. Allí se desarrollarán los temas de la industria minera, el trabajo y el futuro, explicando la importancia del NAFM, la Política de Estado de Mendoza y el Proyecto HMS. 
Recientemente, las cámaras industriales afines a la industria minera se reunieron para elaborar un Plan Estratégico para la Minería en Mendoza (bajo la conducción de Raúl Rodríguez, vicepresidente de CaMEM). El objetivo de estas cámaras, junto al Estado y todas las organizaciones civiles interesadas en la ampliación de la matriz productiva de Mendoza, es lograr el desarrollo de la actividad minera, fijando objetivos y plazos razonables y realistas.
Dos eventos negativos para la industria minera ocurrieron durante la Fiesta de la Vendimia 2017: el primero fue la fiesta de San Carlos, donde el argumento central fue la lucha entre la agricultura y la minería, materializada en un malambo, donde la minería (los malos) son derrotados por los viñateros (los buenos). Es muy lamentable ver como productores del agro, bodegueros, ganaderos y autoridades municipales avalan este artero ataque a una industria legal, lícita, noble amparada por nuestra constitución y por gran cantidad de leyes nacionales y provinciales. El otro fue la contramarcha del Carrusel Vendimial, donde se mezclaron los reclamos contra la Dirección de Turismo, el capitalismo, la energía atómica, la minería, los gobiernos de Macri y Cornejo en un vergonzoso cambalache. 
Recientemente otro evento muy negativo, esta vez para el petróleo, tuvo lugar cuando las mismas asambleas antimineras se han opuesto a la utilización de estimulación hidráulica (fracking) en pozos de Malargüe destinados a medir el potencial de la formación Vaca Muerta. Por suerte la reacción de todas las organizaciones empresariales, obreras y el gobierno lograron frenar esta ofensiva contra la producción y el trabajo.
Con respecto a las perspectivas para 2018, a nivel Nación esperamos, con fuerte optimismo, que en el país se consolide la política de Estado a favor del desarrollo minero y que las necesarias inversiones en esta industria puedan llegar con normalidad para lograr transformar a Argentina en un gran país minero.
A nivel provincial, con optimismo moderado, esperamos retornar a la razonabilidad y poder dar por finalizados los años oscuros, donde la anti-minería fue casi una Política de Estado y en los años de mayor desarrollo minero del mundo, ningún proyecto metalífero pudo ser iniciado en Mendoza. Por último recordamos el eslogan de CaMEM “Querer hacer minería en Argentina sin Mendoza, es lo mismo que querer hacer petróleo sin Neuquén. 

Te puede interesar