Brasil: Temer defiende su plan de abrir el Amazonas a la explotación minera

Rechazó las críticas a la privatización de una reserva natural en Renca. Un juez ya le bloqueó la iniciativa.
cuenca renca brasil

La privatización de Renca, el área de la selva del Amazonas de 46.500 kilómetros cuadrados, “es de una simpleza total”. Fue lo que sostuvo ayer en China el presidente Michel Temer al justificar por qué quieren entregar la región a las multinacionales de la minería, especialmente las canadienses y chinas. En su visión, que la justicia federal haya bloqueado el miércoles los dos decretos privatistas del gobierno para impedir la devastación de la floresta es apenas “una cuestión jurídica. Nos vamos a pronunciar luego sobre eso”.

Para demostrar la validez de sus decisiones, el gobernante acudió a un argumento que los expertos no vacilaron en cuestionar. Dijo que “allá (en Renca) había ya una explotación ilegal de minerales. Esto no hará más que regularizar lo que existe de hecho”. Para los especialistas, en ese gigante “pulmón de la Tierra”, el Amazonas, los efectos de una actividad clandestina se limitan a áreas muy pequeñas y de escaso o nulo impacto ambiental. Los famosos “garimpos”, con desarrollos artesanales y marginales de la extracción de oro y otras riquezas, no pueden compararse con las explotaciones en escala industrial de las grandes mineras extranjeras. En el nivel científico se argumenta, también, que lo mejor sería fiscalizar esos “emprendimientos” antes que sustituirlos por una industria capaz de causar daños climáticos irreparables, con repercusiones directas en el continente sudamericano. Vale recordar que la superficie de Renca equivale a dos veces la provincia de Tucumán y se compara con la de Suiza.

Temer no cede en su premura por entregar los grandes yacimientos que existen en esa región selvática. Está convencido de que Renca es una cuenca de cobre y otros minerales que jamás fue una reserva ambiental. Situada entre los estados provinciales de Pará y Amapá, la región contiene varios parques y áreas de preservación del ecosistema, además de dos comunidades indígenas que la habitan. Sin embargo, el ministro de Minas y Energía del gobierno “temerista”, el joven Fernando Coelho Filho, considera que el lugar “dista de ser un paraíso como se afirma equivocadamente”. Insistió, también, en que Renca es apenas “una reserva mineral y no ambiental”. Estas manifestaciones, tanto ministeriales como presidenciales, esconden “un gran negociado”. Lo dijo la ex ministra de Medio Ambiente Marina Silva, hoy jefa del partido Red Sustentable, y precandidata presidencial para 2018. “Antes hacíamos decretos para crear unidad de conservación y ampliar las posesiones indígenas, que permitirían proteger los recursos naturales”. Ahora, sostuvo, “están haciendo decretos para terminar con aquello que fue creado en gobierno anteriores”.

El gobierno de Temer hizo, entretanto, oídos sordos a un estudio técnico elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente que se manifestó contrario a privatizar Renca. La secretaría de Cambios Climáticos y Selva, sostuvo que la región estaba en el foco de ese organismo por cuenta de “un posible aumento de la deforestación”. Según el documento de esa secretaría, es indispensable mantener la prohibición de explotaciones mineras en el área, porque la liquidación de amplios sectores de la floresta podrá “abrir nuevos frentes en áreas que todavía no fueron afectadas”. Se empieza por una zona y se continúa por otras, con un impacto multiplicador del daño.

A esto deben añadirse proyectos de leyes que todavía están en el Congreso y que tienen grandes chances de ser aprobados. Según la norma que se pondría a votación, caducarán todas las unidades de conservación medio-ambiental cuyos propietarios privados no hayan sido debidamente indemnizados. Según el Instituto Chico Medes de Conservación de la Biodiversidad, hay otros 56.000 kilómetros cuadrados en riesgo, que corresponden a áreas de conservación. La norma ya está en la Comisión de Finanzas y Tributación de la Cámara de Diputados.

Te puede interesar