La hora de las cales: subsidio para un molino de una empresa familiar

Un pequeño emprendimiento de Los Berros podrá embolsar la cal que produce y cerrar el ciclo productivo con mayor rentabilidad.
f620x350-364347_395365_0

En Los Berros se encuentra la unidad productiva de cales de Benito Ontivero, quien gracias a un subsidio del programa de Asistencia Financiera para la Pequeña Minería está terminando un molino que le permitirá cerrar el circuito productivo y embolsar su propia cal, dando más valor agregado a su trabajo.


"Tengo dos hornitos caleros y hago todo el proceso. Empecé a armar el molino para completar moler y embolsar. Antes vendía a granel a Albors, cuando embolse, podré vender yo mismo a los compradores que vienen de afuera”, contó Ontivero.

El calero ya había comenzado a montar le molino cuando pidió el subsidio para poder terminarlo. De un total de $250.000 ya recibió la mitad y pudo cancelar la parte metalúrgica. Con lo que falta, podrá poner el motor y cableado.

"Cuando esté terminado el molino, además de darle valor agregado a la producción familiar, dará trabajo al menos a 4 obreros más”, aseguró Ontivero.

Benito comenzó en el 2006 a producir cales. Antes había sido comerciante en Los Berros, propietario de una confitería que empezó a decaer con la prohibición de venta de alcohol en ciertos horarios. "El negocio se puso difícil, y mi hermano trabajaba con esto de los hornos de cal, entonces decidí cambiar de rubro y me salió la oportunidad de comprar un hornito. Así empecé”, contó el hombre.

La piedra la compra a los propietarios de canteras, "vamos con el camión propio, que maneja mi hijo, y compramos la piedra. Albors no da el carbón para los hornos que se toma como parte de pago y después ellos lo descuentan de la cal que le vendemos”, dijo.

La producción de cales no está en su mejor momento, según relató el calero quien aseguró que la rentabilidad es muy baja y los costos muy altos. "Un neumático del camión sale 13.000 pesos y es normal que se rompan por las huellas en las que andamos”, señaló.

Ontivero cuenta con la maquinaria indispensable para su actividad: una máquina cargadora y su camión.

Con el molino funcionando podrá vender a particulares que llegan de otras provincias directamente a Los Berros a comprar a los productores. "Si Dios quiere esta semana ya lo ponemos en marcha al molino. Estamos produciendo un volumen de cal de unas 40 toneladas por día, con dos hornos y 4 obreros”, contó.

Como él, muchos pequeños caleros de Los Berros fueron invitados por funcionarios municipales para asistir a una reunión informativa del programa que entrega subsidios a la pequeña minería, llevado adelante por el Ministerio de Minería de la Provincia. "Nos enteramos en una reunión realizada en CIC de Los Berros, yo estaba instalando el molino pero con esos fondos estamos logrando terminar. Ya me falta muy poco, la gente de Minería visitó la planta y dicen que van a volver cuando inaugure el molino”, aseguró.

Aunque el productor dijo que no sacó cuentas respecto a la mejora económica que significará pasar de vender cal a granel a vender cal embolsada, espera que sea una mejora significativa para su pequeña empresa. "No sé de cuánto será la diferencia, pero seguro será más ganancia. Hay varios precios dependiendo de calidad de la cal, por eso es importante trabajar bien y obtener un buen producto para tener continuidad y mantener los clientes”, dijo Ontivero.

 

Tiempo de San Juan // Por Viviana Pastor.

Te puede interesar